DERECHO A LA VIVIENDA DIGNA

DERECHO
A LA CIUDAD,
A LA TIERRA, A LA

VIVIENDA DIGNA

La práctica de desalojo forzoso es considerada, tanto por las observaciones N° 4 y N° 7  del Comité de Derechos Económicos, Sociales y Culturales de las Naciones Unidas como así también como la Relatoría de Desplazamientos de Personas por desalojo de la misma organización, como una violación a los derechos humanos. Frente a esta realidad, la alternativa es la lucha y la unidad del campo popular y la LIGA  contribuye a la construcción de la lucha juntamente con otras organizaciones sociales, políticas y de derechos humanos.

NI CASA SIN GENTE NI GENTE SIN CASA - POR UNA PLANIFICACIÓN FEDERAL E INTEGRAL DE VIDA DIGNA PARA NUESTRAS FAMILIAS

 

Argentina comienza su camino de colonia a Estado moderno ya con una distribución de las tierras sumamente injusta, desigual y basada en el genocidio de los pueblos y naciones que habitaban nuestro territorio -únicos dueños legítimos. Los remates de la Patagonia luego de la "Campaña del Desierto" son un claro paso hacia la constitución de un país basado en la agricultura y la ganadería, con familias terratenientes que, a su vez, eran las familias de la política, las familias que conformaban las cúpulas del ejército y las que también se sentaban a dialogar con las cúpulas de la Iglesia.

Este entramado continúa hasta el día de hoy, básicamente porque el territorio sigue siendo propiedad privada de unos cuántos poderosos y, como siempre, de grandes multimillonarios como Lewis y Benetton. Son esas familias de apellidos históricos las que actualmente ocupan cargos en el Estado, o manejan las grandes transacciones económicas y el mercado de exportaciones e importaciones de nuestro país. Son las que piden devaluar para el momento de vender las cosechas, las verdaderas formadoras de los precios de los alimentos y productos básicos. Es delicado hablar de la distribución de la tierra en Argentina, porque la realidad impacta: contra la capacidad productiva de alimentos que tienen nuestras fértiles provincias (capaz de alimentar 10 veces a la población nacional actual) se calcula un 8,2% de desnutrición infantil crónica*.

​En las ciudades la situación es similar: una enorme cantidad de propietarios alquilan sus propiedades, viendo en esa transacción un negocio lucrativo y poniendo precios y condiciones imposibles para las familias trabajadoras. Este mercado inmobiliario es uno de los resabios más fuertes de la última dictadura cívico-militar: el desarrollo de un modelo de ciudad elitista y de expulsión de los sectores más postergados, es decir, privatizar el derecho a la ciudad. La cantidad de personas que han tenido que dejar sus departamentos para pasar a alquilar cuartos en los que viven en condiciones de hacinamiento aumenta al ritmo de la crisis económica que atravesamos. Ni que hablar de la cantidad de gente en situación de calle que escaló a 7800 censadas en la ciudad de Buenos Aires.

Nuestro trabajo en el tema de la vivienda es integral. La justicia que tenemos está al servicio del dinero y los poderosos, no entiende de derechos. Es por eso que lo fundamental del trabajo de nuestros compañerxs abogadxs es incentivar a la organización. Que en las casas no haya problemas de convivencia, que se encuentren con otras familias que están en la misma situación, que conozcan lo digno de su lucha y no la abandonen aunque el camino sea duro. Organizarnos es la única manera efectiva de enfrentar las políticas clasistas del FMI y sus subsidiarios locales.

Con la pandemia, la crisis habitacional a nivel mundial se ha acentuado. Las medidas paliativas que se tomaron no terminan de enfrentar siquiera el problema que tenemos en las ciudades argentinas, y la enorme voracidad del capital inmobiliario, los desarrolladores turísticos y la gentrificación, volvieron a la carga sobre territorios ancestrales en el sur de nuestra tierra. Mientras observamos que en Berlín el Estado expropia miles de viviendas para regular los alquileres, la derecha en Argentina planifica la derogación de una Ley de Alquileres que, sin ser perfecta, da un mínimo marco de derecho al hogar y regulación de las siempre ilegales transacciones inmobiliarias. Las ciudades argentinas deben mirar hacia sus periferias y empezar a planear las soluciones definitivas para erradicar las viviendas precarias, sin acceso a los servicios básicos, y bregar por la construcción de barrios con acceso al transporte, a la salud, a la educación, al esparcimiento. En la Liga vas a encontrar una trinchera desde la cual defender tu derecho a habitar la ciudad.

Si tu derecho a la vivienda digna está siendo vulnerado, si vivís con la amenaza del desalojo y necesitás asesoramiento jurídico para vos, tu familia o vecinxs completá el formulario y nos pondremos en contacto.

*https://www.bbc.com/mundo/noticias-america-latina-45303359

Suscribirse

+541122501930

©2019 by Liga Argentina por los Derechos Humanos. Proudly created with Wix.com