• La Liga

Encuentro con compañeras y compañeros de la Villa 31 y 31 bis “Barrio Carlos Mugica”

Actualizado: 21 de jun de 2019

El viernes 31 de mayo participamos de una recorrida por las zonas de conflictos por la re- urbanización y las viviendas que se están construyendo y donde se las pretende relocalizar a las personas afectadas. Este encuentro se extendió por lo menos hasta las 14hs finalizando con una Asamblea donde las/los compañeras/os habitantes del barrio y de distintos sectores afectados por la falsa urbanización, denunciaron los atropellos y vulneraciones de derechos que están afectándolxs en estos momentos.


Fotos de Dalila Gricel


A esta actividad fuimos invitados por referentes de la MESA DE URBANIZACIÓN PARTICIPATIVA Y ROTATIVA “Barrio Padre Carlos MUGICA” Villa 31-31 bis y estuvieron presentes entre otros, lxs legisladorxs Paula PENACCA de Unidad Ciudadana y Vicepresidenta de la Comisión de Vivienda de la Legislatura de la Ciudad; Mariano RECALDE de Unidad Ciudadana; Victoria Montenegro de Unidad Ciudadana y Presidenta de la Comisión de Derechos Humanos de la Legislatura; Santiago ROBERTO del Bloque Peronista; Gabriel SOLANO del FIT y asesores de Izquierda Socialista de Laura MARRONE. Por los Organismos de derechos humanos: por la Liga Argentina por los Derechos Humanos: Agustina Chmaruk, Dalila Gricel y Diana Rodriguez; Abuelas de Plaza de Mayo: Buscarita Roa; Cels y APDH. Otras organizaciones: Partido Comunista, la Casa de Clelia, La Cámpora, Unidad Ciudadana; Observatorio de la Ciudad: Jonathan Baldiviezo, Arq. Sandra Sanchez, y la Defensoria del Pueblo de la Ciudad.

A la hora indicada ya nos empezamos a juntar en el Supermercado Coto de Retiro, cuando el Comisario de la Policía de la Ciudad asignado en la zona se nos acercó hacia donde nos juntábamos a preguntar a las compañeras de qué trataba la actividad y se ofrecía a “acompañarnos” mostrándose falsamente amable. Nos encolumnamos detrás de un cartel que sostenían los compas que decía “BAJO AUTOPISTA PRESENTE. LUCHANDO HASTA LA VICTORIA. LA TIERRA ES NUESTRA. YA LA PAGAMOS CON SANGRE. RESISTIMOS HASTA TRIUNFAR” y a pocos metros de empezar el ingreso del barrio. Una parte de la columna se quedó retrasada, y… Por qué? Porque los policías habían detenido a un adolescente, supuestamente, por el robo de un celular y lxs legisladores y compas intervinieron para que lo dejaran de golpear al pibe, adentro del patrullero. Entre ellos, aparecía el Comisario, que con su falsa sonrisa había pretendido darnos una “bienvenida” mostrando su verdadera cara. Vemos caminando por los territorios del barrio una fuerte presencia a la Policía de la Ciudad y a la Gendarmería Nacional también.

Superado este hecho, proseguimos caminando con lo planificado y mientras por el megáfono los compañeros del barrio alertaban de la falsedad del plan de urbanización que lleva adelante el Jefe de Gobierno, Rodríguez Larreta con el visto bueno de Macri. Un plan financiado por el Banco Mundial y que presenta aspectos muy oscuros por los que desconfían los integrantes de la Mesa de Urbanización porque no existe una real participación. No se tienen en cuenta las propuestas y lo verificamos cuando nos detuvimos en la esquina de las calles “El Galpón” y “El Portal”, frente a las obras de construcción de las viviendas YPF. Aquí es donde pretenden trasladara partir del 3 de Junio a las familias que viven en la manzana 33 del sector conocido como “Bajo Autopista”. Todo ello, violando uno de los principales requisitos que tanto se vanaglorian en el derecho y se rasgan las vestiduras en las democracias formales: la libertad, la autonomía de la voluntad, para que sea realizada de manera voluntaria y consentida.

Sin efectivizarse la oportuna información y posibilidad de defender sus derechos, avasallan todos y cada uno de estos principios porque, así como en las políticas económicas hubieron continuidades desde la época de la Dictadura cívico-militar-eclesiástica, en las políticas urbanas desarrolladas en los centros urbanos, como en este caso la Ciudad de Buenos Aires, también las hubo conservando su esencia, su matriz de destrucción de lo construido “desde los de abajo”, de arbitrariedades, de segregación, de expulsión de los sectores más populares, mas estigmatizados, los que se encuentran en situaciones de vulnerabilidad. Por eso, en las políticas urbanas también hay fascimo. Y ese fascimo territorial de la que habla Boaventura de Souza Santos, uno de los aspectos es llevada adelante por el impulso del mercado inmobiliario voraz y especulador con un Estado local, para nada ausente, sino activo, socio de éste y destructor de los sectores populares. Y cómo se expresa? Y se expresan por ejemplo, a través de todos los atropellos que relataron los vecinos/as del barrio. Se aplican practicas genocidas como la de implementar el terror hacia los habitantes.


Una compañera denunció que hasta por whatsapp los funcionarios de la Secretaría de Integración Social y Urbana, autoridad de aplicación de todo este plan urbano, amenazan a las madres a que les arrebatarán a los hijos…. "Mis hijos son hermosoos!!" Exclamaba la compañera. Qué madre o padre puede resistirse ante esa cruel amenaza, con los antecedentes históricos que tenemos en temas vinculados con la apropiación ilegal de los hijos de nuestras queridas compañeras desaparecidas o de que históricamente las familias más pobres, fragmentadas por la exclusión, estaban más expuestas por lo menos, antes de la aprobación de leyes que se armonizan con la Convención de los Derechos del Niño (aunque teóricamente hoy utilizada de última ratio) que el Estado les saque a sus hijos!!! Implementan el terror, el miedo y tiene como objetivo desarmar la organización territorial que con tanto esfuerzo lxs vecinxs logran generar para que el Estado pueda desplegar, sin mayores contratiempos, sus dispositivos de control y de represión sobre la población. Buscan desalentarlos, dividirlos y lograr, en esta etapa, las relocalizaciones que, realizadas de esta forma son totalmente arbitrarias, para llevar una “urbanización integral trucha”, como nos decían en la Asamblea.


Según nos manifestaron las compañeras, el Gobierno de la Ciudad pretende trasladar aproximadamente a 1800 familias que viven en el sector de “Bajo Autopista”. En esta primera etapa, el fin es relocalizar a 800 grupos familiares pero las familias no conocen nada respecto de sus "futuras viviendas", sólo saben por anuncios que este proceso comenzaría el 3 de junio.

Hay viviendas que no están terminadas, que quienes van a vivir allí no tienen posibilidad ni siquiera de visitarla previamente para ver espacios, condiciones, etc. Son construcciones de mala calidad: refieren que todas las paredes exteriores (fachadas) de los edificios que componen el conjunto urbano y nos mostraron las compañeras serán construidos del siguiente modo: en la capa externa de chapas de zinc, la siguiente capa de un material en base a madera prensada, otra de fibra de vidrio y la última que dará al interior de los deptos es de durlock. No tuvieron en cuenta para nada la solicitud de los vecinos para que se construyan de la manera tradicional con ladrillos y cemento. En cambio, el edificio que está justo en frente del complejo y que se destinará al Ministerio de Educación de la Ciudad, lo están construyendo de hormigón, con bloques de cemento. Por qué el Ministerio sí y “nuestras” viviendas no?

Las casas no tienen gas natural y no se podrá usar garrafas. Las cocinas serán eléctricas y provistas en los departamentos pero en la primer entrega de viviendas conocidas como ”containeras” no funcionan adecuadamente y las instalaciones eléctricas no son suficientes para el consumo de quienes vivirán allí. Los paneles solares son solo para calentar los tanques de agua. Los accesos y calles que los permiten tampoco están terminados. Para la adjudicación de las mismas, no tienen en cuenta edades y género de los hijas/os y al no considerar la situaciones de ramificaciones familiares provocan más hacinamiento. Tampoco reconocen separaciones de parejas o matrimonios. Existen muchos cuestionamientos a los censos y exigen actualización. Pero también lo cuestionable son las condiciones de la compra-venta que denunciaron en la Asamblea. No reconocen el valor de sus actuales viviendas y se van endeudados por 30 años bajo hipoteca, a lo que se suma el impacto en familias de condiciones vulnerables que producirá al tener que asumir los costos de tarifas por los servicios de luz, agua e impuestos como el ABL y los costos de mantenimiento y conservación de las partes comunes.

Para ellos “es una villa” con significado negativo, muy lejos de la resignificación valorativa que le damos quienes en los barrios vivimos y nos hacemos fuerte ante todas las adversidades que el sistema nos impone para dividirnos. No ven nuestras casas, ven ranchos, por eso pretenden no reconocerles valor económico. No nos ven ni nos reconocen personas, porque como decía una compañera “nos tratan como a perros” y muchas veces peor. Esas visiones prejuiciosas, nada inocentes hacen que desde el Poder y en clave neoliberal, crean que los habitantes del barrio no tienen derecho al acceso a la información, a una real participación, a la defensa de sus derechos…


En fin, todas cuestiones conflictivas, de disputas que surgen porque a los que hicieron campaña electoral como los paladines del DIÁLOGO, en realidad, en nada les importa la palabra y las propuestas de los sectores populares, como las de los pobladores que tanto defendió Carlos Mugica, la Comisión de Demandantes de Villas y NHT y otras organizaciones y tantxs luchadores de este histórico barrio y de las históricas luchas villeras.


Lo aquí expuesto son algunos de los aspectos que los compas y las compas plantearon a viva voz sosteniendo que, en realidad, en lugar de respetar los principios de radicación definitiva en las soluciones habitacionales reconocido por el art. 31 de la Constitución de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, el derecho a la vivienda digna que establecen art. 14 bis, y los Tratados internacionales del art. 75 inc.22 de la Constitución Nacional, entre otros, lo que se busca es la expulsión de los habitantes a través del despojo de sus tierras, sus viviendas y pérdida de su autonomía personal al quedar encadenados a una deuda descomunal, desproporcionada respecto a las vulnerables situaciones socio-ecónomicas que tienen mayoritariamente estos colectivos históricamente excluidos y discriminados.

Una vez escuchados, una buena parte de los vecinas/os presentes, legisladores y representantes de organizaciones planteamos que así como es necesario unirnos frente al plan de ajuste y de hambre de Macri, resulta necesario e imprescindible que también nos unamos para respaldar concretamente el acompañamiento que se declama con la palabra. Las compañeras/os que están dispuestas a luchar y resistir lo piden y lo necesitan, así nos los transmitieron cuando se acercaron a La Liga y en este encuentro que les compartimos.

La situación que nos describen y cuentan tiene un grado tan alto de agresividad y el tema es tan grande y complejo que un legislador solo no puede, una abogada/o solo tampoco podrá, ni una organización sola. Para lograr parar estas relocalizaciones forzadas necesitamos llevar una iniciativa unitaria ya sea política, institucional o hasta judicial como una herramienta más de lucha pero concretarla. Que no se puede esperar hasta las elecciones o hasta el 10 de diciembre. Que pensemos entre todos, lo que podemos hacer que si la iniciativa es de los legisladores, entonces los organismos de derechos humanos también participaremos por ejemplo con las presentaciones de amicus curiae. Que si la iniciativa es de los Organismos y que también sumemos a los abogades populares de distintas organizaciones que generemos un espacio articulador para lograrlo, pero que hagamos los esfuerzos para aportar al fortalecimiento de la resistencia que llevan adelante con mucha fortaleza y determinación según lo manifestado por las compañeras y compañeros de la Villa 31 y 31bis.


Con el espíritu del Padre Carlos Mugica, con la ternura y solidaridad del “Che” Guevara… Hasta la Victoria Siempre!!!


Rosa HERRERA

Abogada de la Liga Argentina por los Derechos Humanos

+541143713939

©2019 by Liga Argentina por los Derechos Humanos. Proudly created with Wix.com