• La Liga

La Libertad de Jesús Santrich de FARC es una victoria para todxs los presxs políticxs.

Actualizado: 11 de jun de 2019

“Mi determinación es vencer o morir”


Con enorme alegría recibimos la noticia de la liberación del compañero Jesus Santrich ex líder guerrillero y ahora congresista por el partido FARC, con quien Jose Schulman secretario Nacional de la Liga pudo compartir una entrevista sobre las perspectivas de la implementación del Acuerda de Paz en Colombia.


Santrich, preso desde el año pasado tras ser acusado por "Conspiración para el trafico de Droga" y pedido en extradición por los EEUU, recuperaría su libertad tras un fallo de la Corte Suprema de Justicia que le concedió la libertad y reconoció sus derechos como parlamentario. Su detención violatoria de las bases fundamentales del Acuerdo de Paz de la Habana, demostraron la fuerte lucha que los enemigos de la paz vienen profundizando contra la democracia y la justicia social para el pueblo colombiano.


“Mi determinación es vencer o morir”, asegura Santrich en medio de las expectativas que hay tras conseguir su libertad, existe un compromiso por la construcción de paz, que es el camino que a asumido el Partido FARC, pero también los últimos sucesos han llenado de incertidumbre la implementación efectiva del Acuerdo de paz de La Habana (Cuba) y que, específicamente, en materia de seguridad jurídica se ha expresado con una confabulación enorme, lo mismo que en seguridad personal, contra los miembros de dicho partido y lideres sociales; lo cual se hace evidente en la cantidad de asesinatos y crímenes que se han presentado tanto contra la militancia del partido  como contra la dirigencia del movimiento social colombiano. Esas son las preocupaciones que golpean la fe en la posibilidad cierta del acuerdo y el esfuerzo en el camino de la reconciliación. 


Santrich fue acusado con unas pruebas –que se perdieron en su camino desde Estados Unidos– serían un audio y un vídeo que fue publicado por fragmentos –uno el año pasado y otro después de su intento de suicidio– cuando a bordo de una silla de ruedas y visiblemente débil fue sacado de la cárcel La Picota en Bogotá y, cinco segundos después, capturado una vez más: que tenían nuevas pruebas de su delito de narcotráfico, dijo la Fiscalía, abriéndole un nuevo proceso judicial filtrando a los medios un segundo fragmento de la misma reunión con “Marlon Marín”, sobrino de Luciano Marín o “Iván Márquez. 


Un nuevo testimonio de Marlon y el video de una reunión en el que se ve y escucha al ex comandante Santrich hablar de negocios aunque sin mencionar ninguna palabra relacionada con drogas, serían las “nuevas pruebas”. “El señor Marín está leyendo un guión de la DEA”, tras la captura de Jesús, Marlon fue llevado a Estados Unidos como testigo protegido. “Todo es un montaje”, que intenta fragmentar la actividad política de los dirigentes de FARC, entre ellos las de Jesús quien dentro de su actividad de dignidad política y militante en medio de las condiciones de violación a sus derechos jurídicos se dedicaba escuchar audio libros, a escribir, a pintar, a intercambiar con amigos sobre la situación del partido, tratando de no abandonar ni descuidar su vida partidaria. En materia de escritura, publico siete libros este año.

 

Santrich integraba la Comisión de Impulso, Seguimiento y Verificación a la Implementación del acuerdo de paz (CSIVI), instancia también creada por el Acuerdo de Paz. Y por eso conocía muy bien los detalles normativos y políticos de la implementación a la cual llamó con su característica euforia “una nueva negociación del acuerdo” advirtiendo, que el “establecimiento está preparando el terreno para llevarnos a la justicia ordinaria y si es posible extraditarnos”.

–¿Por qué se dilató su libertad?


Existe una determinación del bloque de poder dominante de impedir la materialización de la reincorporación política del movimiento FARC a cabalidad. Para ello mi caso es simplemente un instrumento que manipular en al campo de la perfidia para terminar de hacer trizas la implementación del acuerdo de paz. En ello la DEA y la fiscalía colombiana han jugado un papel protagónico haciendo el montaje.


Sin embargo Santrich nos deja un mensaje en medio de la arremetida neoliberal que no solo sufre Colombia, sin que con mas fuerza golpea Nuestra América Latina poniendo cada día mas presxs políticxs en las cárceles buscando cercenar las luchas de los movimientos sociales " Un mensaje de rebeldía, un mensaje también de amor. Hay que juntar afectos contra todo el odio que se está destilando desde los instrumentos de poder, sobre todo desde la Presidencia. Yo creo que el presidente Duque tiene que ponerse en su punto, en su papel y comenzar a jugar un papel distinto al del liberalismo que le está imponiendo la extrema derecha".





+541122501930

©2019 by Liga Argentina por los Derechos Humanos. Proudly created with Wix.com